Somos Enrama

El viaje de las personas que hacemos la Asociación Enrama no ha comenzado en el campo, pero sí queremos que termine en él. Somos la suma de sueños granjeros, flechazos serranos y conciencias verdes. ¡El futuro será rural o no será!

diseño_finca

Vivir en el campo. Vivir el campo. Vivir del campo.

Puede parecer lo mismo, pero en realidad no tiene nada que ver. Hay personas que, según leen cada frase, arrugan el morro, resoplan, se desaniman, desvían la mirada.

Y la verdad, no nos extraña. El campo es duro. Tiene una leyenda negra que habla de atraso, despoblación, falta de oportunidades, incomunicación, huida…

Es, para muchos, como estar en “mitad de la nada”.

Sin embargo, todo nace y se hace “en mitad de la nada”. Los alimentos que comemos. El aire que respiramos. La biodiversidad de la que disfrutamos. La protección frente a incendios, desastres naturales y pandemias.

Así de simple y así de complicado.

Si dejamos morir el campo y los pueblos, si vivimos de espaldas a ellos, desaparece la vida. Por eso, el futuro será rural y sostenible o no será.

Las personas somos seres interdependientes, pero también dependemos de la tierra. Ocupamos nuestro lugar en los ecosistemas, y las formas de vivir, consumir, producir que elegimos tienen sus consecuencias en el equilibrio con la naturaleza.

Por eso, queremos multiplicar las prácticas que aseguren la sostenibilidad y la capacidad de regeneración de los sistemas.

Y tenemos la inmensa suerte de contar con una finca en propiedad para experimentar, cultivar, pastorear, formar, demostrar, recuperar. Y dignificar y cuidar el campo.

Estamos aquí para impulsar ecosistemas sostenibles y saludables, iniciativas responsables y comprometidas con la diversidad, la biocapacidad y la autenticidad del territorio que habitamos, colaborando y fortaleciendo la economía local.

¿Quieres conocer nuestra finca? ¡Te estamos esperando!

Equipo Motor

Mar Toharia Terán
Aránzazu Burgos Rodríguez
Juan Manuel González González
Marta R. Román

Nuestras raíces

Agricultura y ganadería regenerativas

Nuestras prácticas están orientadas a sanar la tierra, recuperar los suelos y crear ecosistemas saludables. Nos inspiran ejemplos prácticos como la Granja Polyface, impulsada por Joel Salatin en el valle de Shenandoah en Virginia (Estados Unidos) hace cinco décadas. Actualmente, vende su producción sostenible de alimentos a más de 5.000 familias, tiene 10 puntos de venta y surte a 50 restaurantes de forma directa o a través de sus canales de distribución.

Pastoreo racional y manejo holístico

Otros dos nombres de referencia para nosotros son André Voisin y Allan Savory. Ambos han desarrollado en distintas partes del mundo técnicas de manejo adaptadas al funcionamiento ecológico de dehesas y pastizales como el Pastoreo Racional Voisin o el Manejo Holístico. Son propuestas que beben de un conocimiento presente durante siglos en la tradición ganadera de la península, pero adaptado a nuestro tiempo. Trashumancia, trasterminancia o redileo son algunos de los manejos ganaderos exitosos que se desarrollaron en la península durante siglos y cuyo abandono devino en el actual modelo de “gestión territorial”.

Diseño Keyline

Hemos diseñado un sistema de gestión de agua basado en la creación de canales y balsas de agua (estacionales y permanentes) que permitan cosechar agua en subsuelo, acumularla y distribuirla para que, a su paso, regenere la finca. El Diseño Keyline -o línea clave- fue desarrollado por P.A. Yeomans y combina la captación y conservación del agua con técnicas de regeneración de la tierra. Para ello, es necesario descubrir las líneas naturales del agua y las curvas de nivel del terreno, diseñar y construir líneas artificiales de agua, como presas, canales de desviación y riego, e identificar el keypoint (punto clave), es decir, el punto de inflexión entre la forma convexa de la parte alta y la parte cóncava de la parte baja. Haciéndolo así, ayudamos a que el agua permanezca, en lugar de dejarla escapar.

Principios de permacultura

En nuestra forma de trabajo, tenemos en cuenta las tres éticas de la permacultura -cuidar la Tierra y la Naturaleza, cuidar a las personas y hacer un reparto justo compartiendo con equidad- y muchos de sus principios de diseño. Creemos en las palabras de Bill Mollison cuando dice que la permacultura es “la filosofía de trabajar con, y no en contra de la naturaleza; de observación prolongada y reflexiva, en lugar de labores prolongadas e inconscientes; de entender a las plantas y los animales en todas sus funciones, en lugar de tratar a las áreas como un sistema monoproductivo”.

Soberanía y seguridad alimentarias

Diseñamos guiadas también por la defensa de lo que Vía Campesina define como “el derecho de los pueblos a alimentos nutritivos y culturalmente adecuados, accesibles, producidos de forma sostenible y ecológica, y su derecho a decidir su propio sistema alimentario y productivo”. No queremos perder de vista que las prácticas que generemos en la granja también tengan en cuenta la soberanía y seguridad alimentarias en la Sierra Norte de Madrid. Defendemos el derecho de todas las personas a acceder a alimentos suficientes, seguros y nutritivos para cubrir sus necesidades nutricionales. Sin dejar a nadie atrás.

Ecofeminismo

Estamos totalmente de acuerdo con Yayo Herrero cuando dice que que no hay economía ni tecnología ni política ni sociedad sin naturaleza, pero tampoco sin seres humanos que, a lo largo de su ciclo vital, necesitan cuidados. Históricamente, estos cuidados han recaído, en su mayor parte en las mujeres, "no porque estemos mejor dotadas genéticamente para hacerlo, sino porque vivimos en sociedades que distribuyen de forma no libre, en el momento del nacimiento, en el que se te asigna determinado sexo, la tarea del cuidado”. Si pensamos en lo que sostiene la vida, vemos cómo las reivindicaciones del ecologismo no pueden entenderse ni desligarse de la lucha que ha mantenido y mantiene el movimiento feminista para “repartir, desfeminizar y corresponsabilizar al conjunto social de la reproducción cotidiana y generacional de la vida de los seres humanos.” Por eso, queremos que los cuidados de la vida, compartidos, sean prioritarios en nuestras prácticas.

Creamos junto a...

No podemos olvidarnos de nuestros colaboradores y colaboradoras que están desde el principio acompañándonos en este camino. Nos ayudan a desbrozar, allanar, avanzar, cultivar, labrar, crecer…

David y Eber han estado con nosotros desde el principio. Hemos confiado en ellos para crear un granja regenerativa que sea beneficiosa para el ser humano y la naturaleza bajo los principios de la permacultura y utilizando los recursos de la finca para maximizar su productividad con el mínimo gasto de energía
Diseñadoras del Centro de Estudios y Regeneración de Ecosistemas y las diversas bioconstrucciones que tendrá la finca, Maraq Arquitectura y Terrachidia nos acompañan en el sueño de que en nuestra granja la formación, la investigación y el encuentro tengan un papel fundamental.
Somos así. No nos conformamos con cualquier cosa y soñamos a lo grande. Por eso, la Granja Regenerativa Enrama también piensa en la cultura. Mundo Lindo desarrolla los proyectos que tratan de fomentar una cultura y ocio responsables con el entorno rural.
Aunque no se lo ponemos nada fácil, Fer inmortaliza todo lo que pasa en nuestra vida granjera. Cada pequeño y gran avance, ahí está él con sus cámaras tomando fotos o haciendo documentales para que no nos olvidemos de que el camino no es fácil, pero todo acaba saliendo.
Actor fundamental para la viabilidad de las actividades que estamos desarrollando en la finca. Esperamos que su apuesta y participación en nuestra iniciativa sobre pastoreo racional anime a otros ayuntamientos a extender a sus territorios experiencias similares.
Lo intentamos, pero los papeles no son nuestro fuerte. Menos mal que Esther siempre está ahí para echarnos un cable cuando nos hace falta.
Asesoría jurídica, fiscal, laboral y contable Esther Aranguren
Pablo y María son los pastores que cuidan y se desviven por las seis vacas que, actualmente, forman parte de nuestro proyecto demostrativo sobre pastoreo rotativo en encinares de la sierra. También están probando, junto a Enrama, el mismo tipo de manejo con gallinas que corretean por las parcelas de la finca en total libertad.
Criando Pastos
El Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Agrario (IMIDRA) nos aporta los medios materiales y humanos necesarios para intervenir sobre el territorio, medir y sistematizar la información que obtendremos de nuestra experiencia de dos años sobre pastoreo rotativo.
Sin Fernando y sus vacas, nuestra iniciativa de pastoreo rotativo hoy no podría ser una realidad. Con ellas estamos regenerando los suelos de la finca, haciéndolos más fértiles y secuestrando carbono para mitigar los efectos del cambio climático.
Laura Aceituno y su entusiasmo nos han permitido poner sobre el papel la idea de contar con un jardín etnobotánico. Ella ha sido la artífice de dar forma al Espacio Cuenco que ya alberga un rincón acuático donde se recupera el hábitat de anfibios propios de la zona.
Otra de las compañeras que participa en el jardín etnobotánico es Lucía Loren, una de las artistas plásticas más reconocidas de la Sierra. De sus manos, saldrá el Espacio Sombra, un refugio entre encinas centenarias mediante una intervención con tejido de mimbre en forma de esfera.
Iñigo, de Sumando, nos ayuda a dar forma a toda la vida participativa y asociativa de Enrama que, poco a poco, va creciendo.
Asesoría Sumando

¿Quieres conocer nuestro proyecto a fondo?

Ya sabes quienes somos. Ahora te invitamos a que conozcas nuestro proyecto para levantar la Granja Regenerativa Enrama en la Finca Las Conveniencias. Ya te advertimos que nuestra historia es corta, pero intensa y no ha hecho nada más que empezar.